El santuario de los faisanes nacido de una pasión personal

El santuario de los faisanes nacido de una pasión personal

publicado en: Noticias | 0
[FOTOS: ANA GARCÍA]

Un niño juega con uno de los llamativos faisanes durante una reciente exhibición realizada en la finca de Zas.

[j. v. lado] No da ningún beneficio comercial, ni siquiera está al acceso del gran público pero el núcleo zoológico A Bouza, situado en A Vitureira, en la localidad de Langueirón (parroquia de Meanos-Zas) es una de las mayores reservas de faisanes a nivel estatal. Todo el proyecto y sus impresionantes resultados son el producto del empeño y la pasión personal de un criador, Francisco Blanco Rey, a quien se le pierde en la memoria cuando se dio cuenta de esta afición que le consume prácticamente todos sus momentos de ocio. «Non sei, tería cinco ou seis anos cando empecei coas pombas e despois fun sempre medrando según as posibilidades porque nunca tiven ningún tipo de axuda nin de subvención», señala el criador que habla de «moita dedicación» para sacar adelante este santuario de las aves, que ahora está en su mejor momento.

Podría obtener alguna ganancia económica mediante la venta para las sueltas que se realizan en algunos cotos y que, especialmente en los privados, suponen ingresos importantes; pero esa no es la filosofía de A Bouza y todos los animales que entran o salen de las instalaciones son mediante intercambios o ventas a otros aficionados que comparten la misma pasión de Francisco.

Hay cuatro parejas de perdices porque, según dice el pontecesán, le gusta «oír como cantan», pero la gran mayoría son faisanes, más de 40 variedades distintas; tórtolas silvestres y anátidas.

En contra de lo que pudiera pensarse, A Bouza tampoco es ni mucho menos una acumulación de jaulas con pájaros dentro. Se trata de un espacio de más de 3.500 metros cuadrados en un entorno prácticamente natural en el que los animales disponen de 70 aviarios para crecer y desarrollarse. Todo ello en un ambiente rural como es el de A Vitureira.

Aunque la finca no está preparada para recibir grandes aglomeraciones de gente, tampoco es que el gran patrimonio zoológico que alberga esté oculta para el público. A través de la web www.fincaabouza.com se pueden conocer, con fotografías, todas las variedades de faisanes, tórtolas o pavos que hay en su interior.

El centro también está incluido como entidad colaboradora en Avifauna, una red destinada a la interpretación, el cuidado y la conservación de las especies. También ha generado el interés de algunas instituciones educativas, especialmente de colegios, aunque su propietario no ha considerado, al menos de momento, que sea lo adecuado para el bienestar de las aves.

Hasta la fecha A Bouza es la máxima expresión de cómo la implicación y la dedicación personal de décadas posibilita logros que no consiguen instituciones con muchos más recursos.

El propietario cuida con esmero sus aves.

Dos ejemplares, en la finca zasense de A Bouza.

La voz de Galicia: http://www.lavozdegalicia.es/noticia/carballo/2013/11/14/santuario-faisanes-nacido-pasion-personal/0003_201311SL14C29991.htm

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn